LA EVALUACIÓN EN EL PROCESO DE ENSEÑAR Y APRENDER

En la mayoría de instituciones educativas las actividades de evaluación que realizan nuestros estudiantes están centradas principalmente en la memorización de ciertos contenidos. Por lo tanto, no estamos formando estudiantes críticos, creativos, reflexivos.

Una actividad de evaluación tiene dos tipos de elementos principales:  

  1. La consigna o enunciado: toda actividad de evaluación incluye una expresión que le solicita al estudiante una hacer algo: dar una respuesta, resolver un problema para encontrar la solución, elaborar un texto, escribir un ensayo, seleccionar la respuesta correcta de entre varias alternativas de solución, construir una argumentación para presentarla en forma oral o escrita. La consigna es la expresión de lo que se espera que el estudiante elabore en el marco de la actividad de evaluación planteada. Consigna y tarea son dos caras de la misma moneda: la consigna es la formulación que propone el maestro, la tarea es lo que el estudiante hace.
  2. Alguna forma de información que el estudiante debe leer y comprender: un texto narrativo, una tabla, un gráfico, etc. Por lo general este conjunto de información está referida a lo que se denomina una situación. Coloca al estudiante en un contexto en el que debe comprender y utilizar la información.

A continuación, se muestran algunas actividades de evaluación que contienen únicamente un enunciado o consigna, sin información ni situación a procesar:

Por ejemplo, en el cuaderno de trabajo de Comunicación de segundo grado de primaria, en la página 32 se plantean las siguientes preguntas:

Lee aquí sobre la evaluación formativa

¿De quiénes se habla en las rimas?

¿Cómo son el puma y el oso?

¿A quién mira el oso?

Se deben revisar las prácticas de evaluación en el aula, analizando las actividades que proponemos a nuestros estudiantes desde estos dos elementos: 1. ¿Qué necesita pensar y hacer el estudiante? para producir lo que le pide la consigna que le hemos planteado, y, 2. ¿Qué tipo de información o situación debe leer, comprender y procesar?

Veamos otro ejemplo del cuaderno de trabajo de Matemática de cuarto grado de primaria, en la página 63 se plantean las siguientes preguntas:

Matías y Susy fueron a Cajamarca a visitar a sus familiares. Ellos trajeron dos moldes de queso del mismo tamaño para compartirlos con sus familias. ¿Qué parte del queso compartirá cada niño?

El proceso de evaluación educativa.
  1. Responde.

• ¿En cuántas partes va a cortar Matías el molde de queso?

• ¿Cuántas partes compartirá con sus tíos?

• ¿En cuántas partes va a cortar Susy el molde de queso?

• ¿Cuántas partes compartirá con su madrina?

b. Dibuja y recorta en una hoja de papel dos círculos que representen los quesos. Después, dóblalos de acuerdo con lo que dicen Matías y Susy. Traza líneas sobre los pliegues hechos para efectuar los cortes.

c. Dibuja cómo queda dividido cada queso y pinta las partes que cada uno compartirá con su familia.

En este ejemplo se pone a los estudiantes ante una situación de la vida real, luego se les plantea las consignas.

Fuente: Libro ¿Cómo mejorar la evaluación en el aula? De Pedro Ravela / Beatriz Picaroni / Graciela Loureiro

Si te gustó este artículo, compártelo en pinterest

La evaluación en el proceso de enseñar y aprender

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *